fbpx

La autoestima y las cinco libertades que la alimentan

Hola ,

Una semana más que se va y otra que llega…

En esta semana que se va, en el encuentro online del miércoles, nos movimos evocando los elementos, cada una explorando y descubriendo con qué movimiento se encontraba más a gusto ahora

Mañana no lo sabemos, es un misterio y en este misterio caminamos…

¿Tierra?
¿Agua?
¿Fuego?
¿Aire?

¿Contrarios?
¿Opuestos?
¡Complementarios!

EL misterio de descubrirse en cuál de los elementos me siento más a gusto, ahora, sin juzgarse tan solo como una información preciosa para cada una. 

Para mi fue precioso este descubrir

Y hoy te traigo otra reflexión que me viene al traer a mi pensamiento a una psicoterapeuta estadounidense , Virginia Satir (1916-1988)

Fue una pionera en su manera de conectar con las personas de una forma preciosa y auténtica, desde el respeto y el maravillarse con cada ser humano en frente de ella

Me siento identificada con su manera de comprender y abrazar al ser humano y resuena profundo con mi trabajo su creencia de que lo que hace que incrementemos nuestra autoestima es nuestra disposición a abrirnos a nuevas posibilidades…

Para mi este facilitar la apertura, el descubrimiento de nuevas posibilidades es el motor de mi trabajo…

Cuando Virginia Satir habla de la autoestima habla de cinco libertades que enriquecen esta autoestima y quiero compartirlas contigo 

Me parece tan precioso y útil tenerlas en cuenta

1)La libertad de ver y escuchar lo que está aquí, en lugar de lo que «debería» estar, estuvo o estará

2) La libertad de decir lo que se siente y se piensa, en lugar de lo que se «debería» sentir y pensar

3)La liberta d de sentir lo que se siente, en lugar de lo que «debería» sentirse

4)La libertad de pedí lo que se quiere, en lugar de tener siempre que esperar el permiso

5)La libertad de arriesgarse por cuenta propia, en lugar de optar únicamente por estar «segura» y no perturbar la tranquilidad

Te invito  a volver a leerlas una a una, cierra tus ojos después de leer la primera, deja que resuene no solo en tu pensamiento, también en tu cuerpo respirando y ve haciendo lo mismo con cada una.

Lee, cierra tus ojos, respírala, deja que resuene en el cuerpo, abre tus ojos y lee la siguiente, y así una a una

Y al terminar deja caer una profunda respiración para integrar todas 

Y con esta invitación te dejo hoy, a mi esta práctica me conecta, espero que a ti también

A por una semana llena de la libertad que más te ha resonado y la que menos también

¡Seguimos adelante!

Blanca

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.